Canal RSS

Directos a la bancarrota.

Publicado en

 

crisis_v.gif

 

La idea de que la crisis es una situación pasajera es falsa. O al menos así lo entiendo para algunos paises entre los que se encuentra España. Afirmar que ya se ve la luz al final del túnel, los brotes verdes, o que ya existe crecimiento como si el problema fuese crecer, en realidad se hace desde la subjetividad y sin bases reales.  

El endeudamiento exterior, privado y público, de España desde el euro ha crecido de forma galopante, del 28,8% del PIB en 1998, al 85,1% del PIB en 2010. Este endeudamiento implica dudas sobre la solvencia, eleva los intereses a pagar y las primas de riesgos. Pero para poder pagar esta deuda y frenar su crecimiento galopante seria imprescindible acumular ahorro en la balanza por cuenta corriente, es decir, ahorrar entre lo que sale y lo que entra en el día a día. Esto se conseguia antes con devaluaciones en la moneda nacional, ahora con el corsé del euro el deficit en la balanza se incrementa, y la deuda es imparable.

Los llamados «rescates», aplicados hasta ahora a Grecia y Portugal, son renegociaciones de la deuda para intentar evitar la bancarrota. En realidad, no son «ayudas» sino nuevos préstamos con aplazamientos en vencimientos, que además de incrementar la dependencia se acompañan de exigencias para imponer ajustes durisimos al conjunto de la población. Desde el punto de vista del pago de la deuda son «pan para hoy y hambre para mañana».

A modo de ejemplo y en pequeña escala, es lo que le está ocurriendo a algunas familias con su hipoteca. Tienen unas deudas que no puede pagar porque los gastos corrientes habituales de alimentación, energia, agua, calefacción, etc. son superiores a los ingresos de salarios, y por mucho que la renegocie, al final se producirá el impago y la ejecución de hipoteca, y de nada valen los sacrificios reduciendo gastos de primera necesidad. Evidentemente, la solución es no pagar la hipoteca, y hacer uso del derecho a la vivienda, como bien de primera necesidad. Es decir, lo que exige y propone el 15-M: impedir el desahucio y dejar sin efecto la ejecución de hipoteca.

Una de las diferencias de estos paises con España es que a ellos se les aplican ajustes y aqui, hasta ahora, ha sido autoajuste, iniciativa que no ha dudado el PSOE en tomar como buen servidor del sistema capitalista más depredador, pero que también asumen otros partidos comprometidos en la moneda única (PP-PNV-CIU) que se limitan a sacar redito electoral del desgaste por unas medidas que en lo fundamental comparten. Por eso es una ingenuidad situar las esperanzas en el cambio de gobierno del PP en España, CIU en Cataluña o cualquiera de estos partidos en cualquier otro sitio.

Nos dirigen al ajuste indefinido, caracterizados por bajar los salarios, públicos y privados, con decretos y reformas laborales, vinculándolos a la productividad, eliminando la negociación colectiva, etc. ; reducir el gasto público en sanidad, educación, pensiones, políticas de empleo, etc.; aplicar politicas fiscales regresivas, etc. y todo ello, de forma progresiva aumentando la dureza. Por lo que hablar desde sectores de izquierda de «salida progresista de la crisis» es autoengañarse, los ajustes no son temporales y nunca por aceptar algunos nos devolveran a la situación de supuesta «normalidad». 

La respuesta social es inexorable. Ahí está el 15-M. Pero la izquierda política debe tomar conciencia de la situación, dejarse de divisiones sectarias y ponerse a la altura de las circunstancias. La dependencia de poderes económicos especulativos nos lleva a la miseria económica y moral. Toca defender el interés nacional. La administración tiene la obligación de defender a su población. Si no lo hace cambiemósla. No sólo está en juego el estado del bienestar sino el propio estado.  

Debemos desembarazarnos de las recetas del FMI, el Banco Mundial y los defensores del euro. Los paises del sur que antes se salgan del euro, antes recuperaran su economía y podran proteger algo de su bienestar. Es mejor administrar con justicia la pobreza a que nos administren para llevarnos a la miseria. Neguemósnos al pago de parte de la deuda, en vez de reflotar bancos nacionalizarlos, politica crediticia de apoyo a la pequeña empresa, política fiscal progresiva, reparto del trabajo, poner en valor el empleo público, inversión pública en sectores de vivienda de alquiler, atención a mayores, guarderias, energías renovables. En definitiva, situar el bienestar de la población por delante de los intereses especulativos, esa es la solución.

Acerca de irunberdeak

Ferroviario, concejal en el ayto. de Irun.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: